miércoles, 17 de junio de 2020

PADRES ADOPTIVOS



Con el paso de los años, van cayendo las ideas, como las gotas que llenan un huacal y se va  comprendiendo, cual  es el plan del destino, inexorable, a veces cruel, muchas veces satisfactorio, lo cruel pero justo, es que no se puede retroceder en el  tiempo.


El hecho de que en mi pre adolecencia, me quedara sin padre biológico, marca el sendero que tuve que seguir y que continúo caminando, hasta que cuelgue los tenis.

Don VICTOR, desde que muere en 1969, se vuelve un ser de leyenda, amado y respetado por muchos, despreciado por unos pocos, y el cipote que queda huérfano, lo intenta comprender en un mar de dudas y de desafíos.



Quedo  en su mente, aquel señor, que bailaba tangos, que vestía sombrero de fieltro, comprado en “Caruso”, pelo hacia atrás envaselinado, que caminaba rápido, que gustaba de la música clásica, la fotografía y que era un maitro zapatero de gran calidad, ejercía un liderazgo de respeto y capacidad laboral, asi como que le gustaban la mujeres en exceso y que además de serio, gozaba contando pasadas y chascarrios.





Que se identificaba con la causa “revolucionaria”, leía los diarios, le gustaba ir al mar y los viajes.

Usaba las expresiones, “puñeteros”, “ juventud”, “juego de manos es de villanos”, “no quemar el dinero comprando pólvora”


Los que lo conocieron cuentan muchas anécdotas e historias que semejan el concepto freudiano de Totem y Mito, en el tiempo se va volviendo etéreo, mitológico, pero que para el hijo despojado de la figura paternal, le son indiferentes ante los retos que plantea la vida, sin ese apoyo, de tipo moral y social, pues el apoyo material, fue como en muchos casos, muy simbólico.

En fin, de los catorce, con el apoyo de un amor infinito que me brindó mi madre, emprender esta experiencia llamada vida. Durante la cual, me he encontrado con personas y personajes fantásticos, maravillosos, lo cuales marcaron mi vida y yo los tome en su momento y circunstancias como modelos de padre, esa figura que apoya, protege, enseña, guía y aconseja.

He aquí ellos, con la cualidad que me inculcaron, muchos sin que lo percibieran, pues cada quien va recorriendo su vida, indiferente a los que lo rodean, ocupado en sus propios retos, pero que en mi, marcaron por el resto de mi existencia, las cualidades que eran, según mi apreciación, su principal característica.

En su momento, yo me acogí a ellos, subconscientemente, buscando el consejo, la protección, el ejemplo y el apoyo que por naturaleza debe brindar un PADRE  a sus hijos, ante la ausencia y vacío psicológico que tuve y tengo, ellos me apoyaron en los momentos más complicados y difíciles, algunos forman parte de mis apreciadas amistades.

La mayoría ya están viendo los aviones, una cosa tenían, según yo, en común, disfrutaban su vida, a pesar de las adversidades que esta conlleva, en un tumulto de bondades y defectos, pude aislar, aquella cualidad que me marca y que trato de seguir, a similitud de un hijo hacia el padre.

Le pongo los apodos, porque esta no es una declaración solemne, es una exposición, que tiene como base la jodarria y la alegría ante la vida, de las cualidades también hay defectos que a veces son más fáciles de imitar, y que tienen consecuencias nefastas, pero eso queda para otra ocasión.


1  1)      Raul “Jocote”, la fidelidad
2)      Tio Luis “Bigotes”, la valentía
3)      El “Loco”, Leonel  Bermudez, la independencia
4)      Roberto Fuentes “Charra”, la disciplina
5)      Manuelito, la sencillez
6)      El Chele Duran, el respeto al trabajo
7)      Job de Jesus Pérez , la paciencia
8)      Fernando “el manito” Castro, la Ecuanimidad
9)      Mario Velasquez, la integridad
10)   El diablo Melendez    “la ayuda desinteresada”
11)   Luis Salvador “la muñeca”, Peña, la amistad
12)   Hugo “relojero”, el optimismo.
13)   Edgardo “la chula”, Zacapa, la prudencia




Ahora, ya ruquito, o tercera edad como dicen, a tratar de ser buen ejemplo, aunque con las taras que arrastramos es difícil, en fin hay que jalar la carreta y no tomarse muy en serio.



Feliz dia del padre.



viernes, 27 de marzo de 2020

Del maestro Carl Gusyav Jung

Del libro rojo de C.G.Jung

“Capitán el chico está preocupado y muy agitado debido a la cuarentena que nos han impuesto en el puerto”

“Que te inquieta chico? ¿No  tienes bastante comida? ¿No duermes bastante?”

“No es eso, capitán, no soporto no poder bajar a tierra y  no poder abrazar mi familia”.

“¿Y si te dejaran bajar y estuvieras contagioso, soportarías la culpa de infectar alguien que no puede aguantar la enfermedad?”

 “No me lo perdonaría nunca, aún si para mí la han inventado esta peste”

“Puede ser. ¿Pero si no fuese así?”

“Entiendo lo que queréis decir, pero me siento privado de la libertad capitán, me han privado de algo”

“Y tu prívate aún más de algo”

“Me estáis tomando el pelo?”

“En absoluto. Si te privas de algo sin responder de manera adecuada, has perdido”

“Entonces, según usted si me quitan algo, ¿para vencer debo quitarme alguna cosa más por mí mismo?”

“Así es. Lo hice en la cuarentena hace 7 años.”

“Y que es lo que os quitaste?”

“Tenía que esperar más de 20 días sobre el barco. Eran meses que esperaba de llegar al puerto y gozar de la primavera a tierra. Hubo una epidemia. A Port April nos vetaron de bajar. Los primeros días fueron duros.

Me sentía como vosotros. Luego empecé a contestar a aquellas imposiciones no utilizando la lógica. Sabia que tras 21 días de este comportamiento se crea una costumbre, y en vez de lamentarme y crear costumbres desastrosas, empecé a portarme de manera diferente a todos los demás.

Antes empezó a reflexionar sobre aquellos que privaciones tiene muchas y cada día de su miserable vida y luego, por entrar en la ótica justa, decidí vencer. Empecé con el alimento. Me impuse de comer la mitad de cuanto comía habitualmente, luego empecé a seleccionar los alimentos más digeribles, para que no se sobrecargase mi cuerpo. Pasé a nutrirme de alimentos que, por tradición, habían mantenido el hombre en salud.

El paso siguiente fue unir a esto una depuración de pensamientos malsanos y tener cada vez más pensamientos elevados y nobles. Me impuse de leer almeno una pagina cada dio de un argumento que no conocía. Me impuse hacer ejercicios sobre el ponte del barco. Un viejo hindú me había dicho años antes, que el cuerpo se potenciaba reteniendo el aliento. Me impuse hacer profundas respiraciones completas cada mañana. Creo que mis pulmones nunca habían llegado a tal capacidad y fuerza.

La tarde era la hora de las oraciones, la hora de dar las gracias a una cualquiera entidad por no haberme dado, el destino, privaciones serias durante toda mi vida.

El hindú me había aconsejado también de coger la costumbre de imaginar la luz entrar en mí y hacerme más fuerte. Podía funcionar también para la gente querida que estaba lejos y así esta practica también la integré en mi rutina diaria sobre el barco.

En vez de pensar en todo lo que no podía hacer, pensaba en lo que habría hecho una vez bajado a tierra. Visualizaba las escenas cada día, las vivía intensamente y gozaba de la espera. Todo lo que podemos obtener en seguida, nunca es interesante. La espera sirve a sublimar el deseo y hacerlo más poderoso. Me había privado de alimentos suculentos, de botellas de ron, de imprecaciones y tacos. Me había privado de jugar a las cartas, de dormir mucho, de ociar, de pensar solo en lo que me habían quitado.

“Como acabó capitán?”

“Adquirí todas aquellas costumbres nuevas. Me dejaron bajar después de mucho más tiempo del previsto.

“Os privaron de la primavera entonces?”

“Si,  aquel año me privaron de la primavera, y de muchas cosas más, pero yo había florecido igualmente, me había llevado la primavera dentro ,y nadie nunca más habría podido quitármela”

¡Deseo que esta enseñanza te haya ayudado ALMA IMPARABLE!

💙LA VOZ DE TU ALMA💙

sábado, 14 de diciembre de 2019

CONFLICTOS SOCIALES




El mundo está cambiando vertiginosamente,  no solamente en el aspecto tecnológico digital sino en muchas formas y visiones culturales sociales y económicas.

El mundo se convulsiona con todo tipo de manifestaciones en donde muchos grupos con ciertas afinidades exigen a la sociedad tal cómo está organizada: respeto, derechos, concesiones y además exigen modificaciones a los pactos de sociedad o pactos de República o conjunto de leyes tales como hasta ahora han conducido la manera de vivir y convivir entre los humanos en las diferentes culturas.

Lejos quedó el conflicto ideológico de la sociedad de clases, la lucha de clases los, fenómenos económicos exitosos o los fracasados;  lo que vemos ahora es muchas personas iguales en aspectos sociales y económicos pero muy diferentes en aspectos de percepción de la vida de la sociedad y de la manera de conducirse dentro de ella.

También se percibe, que estás manifestaciones, han reducido la contundencia de las peticiones sociales, como de empleo digno, prestaciones sociales, educación gratuita, salud para todos.  
Pero enfatizan en libertades conductuales, la libertad de hacer lo que se quiere hacer, la anarquía, la ruptura muchas veces violenta del status quo y sus valores.


Aun cuando la brecha rico-pobre se ha ensanchado, al colectivo no le afecta o no se manifiesta, parece que con tener un buen celular, equilibra, las demandas naturales y tan importantes de la década del 70’80.



Lo que se avisora es una crisis del sistema económico, que se superará como otras, con un conflicto bélico o con medidas que cambiaran el mundo tal como lo conocemos.

Aparecen en el horizonte, nuevas potencias, es indudable que influirán en el porvenir de la humanidad.

La crisis ecológica también es insostenible en el mediano y largo plazo.

Grupos y tendencias se aglutinan por afinidades, aparecen públicamente exigiendo
  y esperando aceptación a sus derechos, que contrastan con la sociedad tal como se ha organizado hasta ahora. 

Para ejemplo:
1)      Siempre tuvieron un percepción que ellos eran diferentes, en su casa, en los juegos infantiles, en la escuela, su tendencia era diferenciada y señalada por los demás
2)      Gustan vestir distinto a la mayoría, demandan independencia en sus atuendos
3)      Tienen mucho cuidado de si mismos, pelo, cuerpo, piel, uñas, etc.
4)      No les gusta que los comparen, se sienten con la libertad de hacer sus deseos
5)      Son señalados y criticados, muchas veces envidiados
6)      Quieren imponer su manera de ver el mundo y que sea respetada esta visión
7)      Llevan una vida sexual disoluta
8)      Son una minoría pero tienen poder.












Si, estoy describiendo a los Gerentes de las empresas.



miércoles, 11 de diciembre de 2019

HISTORIA NACIONAL

Identifique y nombre a  cada personaje con la lista adjunta, para medir sus conocimientos de la historia de la República de El Salvador.




1 Campesinos del campo
2 La más bella
3 Voto Femenino
4 Respeto respetuoso
5 Marido de la Coralia
6 Amigo de Rutilio
7 Guaro y marihuana forever
8 Le dio un filaso al Presidente
9 Padre de la patria en Costa Rica
10 Tapón
11 Hombre pegado a una nariz
12 Trajo la guardia
13 Masacre 30 de julio
14 Verdes por fuera, rojos por dentro 
15 La rosa del principito
16 Mandó a ponerle  chiches a la dama
17 Del Barrio San Miguelito
18 Jumbo
19 Le gustaban las Harley Davison
20 Parque Centenario
21 Monseñor
22 Los gemelos
23 Brujo de las aguas azules
24 Las siete cuerdas de la lira
25 Aunque no me harte
26 Uno de cipote es tonto






miércoles, 27 de noviembre de 2019

SACRAMENTOS


SACRAMENTOS

Eso de los sacramentos, era cosa seria, por lo menos en la época que me tocó vivir y en donde prevalecía la religión católica, invadiendo e impregnando toda la vida social de los barrios pobres.

Las celebraciones religiosas eran de estricto cumplimiento, algunas escondían gustos y costumbres muy paganas, más cercanas a las festividades de Baco o Dionisio, Bacanales y Aquelarres, tal como la procesión del silencio, el jueves santo, - una de las máximas celebraciones del ciristianismo católico-  los muchachos aprovechaban para tomarse sus tragos por primera vez y por el privilegio de ser del Parque Centenario, se pasaba cerca de donde estaban las muchachas o leonas, ejerciendo el oficio más antiguo, (el adolecente tenía la oportunidad de ver muchachas en ropa interior), circunstancia única , y a veces era la oportunidad de pasar a formar parte de su clientela, pues de otra manera los cipotes tenían prohibido su tránsito por esas calles.

 Siempre en el tema de los velorios,de infantes, antiguamente eran fiestas, fue una de las razones por las cuales Mi General Hernández Martínez había prohibido (AÑOS ATRÁS) las fiestas que se hacían en los velorios sobre todo de los infantes, porque algunas veces terminaban en borracheras y pleitos mortales entre los asistentes.

Tomado de

Descripción Geográfico-Moral de la Diócesis de Goathemala/San Salvador

1769-1770   CURATO DE SANSALVADOR
"Los velorios se reducen á pasar toda la noche, y muchas no ches desde que se acava la luz del dia, hasta que viene la del siguiente concurriendo al Xacal, ó casa, en donde se hace el velorio, toda especie de gente en gran multitud hombres, Mugeres, Chicos, y grandes; porque hay entrada franca para quantos quieran concurrir. Hay mucica, comida, y bebida abundantemente, ña costa de los concurrentes, con versaciones, y vailes; y assi se apsan las noches en vailes, embriaguezes, y deshonestidades. Estos velorios no son precisamente en las muertes de los Parbulos, sino tambien en las de los Adultos;"

Sin embargo para decir,  los velorios de mi época además de los respectivos tamales, pan dulce y café,  los rezos, los lamentos, los pésames, incluían juego de naipes y chivos o dados en los cuales hombres jóvenes y niños participaron alegremente dando la vela al difunto y pasando la noche-madrugada en agradables tertulias.

En la vela, las cartas del manjar español, los cipotes jugaban “viva la flor”, “treinta y uno”, los mayorcitos sietillo, chucho, burro, conquián, los jóvenes chucho, conquián, póker y los mayores o macizos con baraja inglesa (52 cartas), comprada donde los chinos, póker con apuesta.

Paralelamente a los rezos y  congojas de los deudos, estaba la participación de plañideras o lamentatrices  que eran infaltables en esa actividad. (estas personas, generalmente mujeres, que ejercían este oficio, eran reconocidas en el barrio, manejaban tarifas de acuerdo a la intensidad del dolor, así que solo llorar a gritos, un par de pesos, llorar y arrancarse las ropas : 5 pesos, con ataque de epilepsia eran 10 pesos).
Los rezos eran de estricto cumplimiento así como la celebración de los novenarios, es decir nueve días después del entierro, se rezaba  y repartían los respectivos tamales, pan  y café.

El novenario culminaba con un ceremonial muy intensoy lleno de simbolismo, es cuando la mujer u hombre rezador levanta con sus manos un  cruz de ceniza y flores impregnada en el suelo, con las manos en alto la rezadora (o),  simbolizando la liberación del alma o espíritu hacia los confines del cielo.

En todos los velorios del barrio, una figura era infaltable, con su gran porte, piel morena, ojos verdes, su saco destartalado, cigarro en mano, era Don René Cornejo, llamado TEPICA LA CULEBRA, él acompañaba los velorios y era muy apreciada su presencia. 

Los bautizos por su parte, eran diferentes, generalmente los domingos en la mañana, el niño o niña con su vestido blanco, la hembrita con diadema bordada y el niño bien envaselinado. Llegaban a la pila bautismal donde el cura lo sumergía,  según rito milenario adoptado por la iglesia católica romana, haciéndolo formar parte de la eclessia.

Después se compartía un desayuno que incluya tamales, pan francés, chocolate con leche y en dónde las familias ahora hermanadas por el bautismo del niño o niña, compartía y se divertían, reventando piñatas y otros juegos infantiles amenamente en algunos casos.  
Los varones sellaban esta  la amistad y el parentesco espiritual con botellas de licor y baile, durante la mañana y tarde.

Así la comunidad o La Barriada o la majada iba a comer de choto, echarse un par de tragos, vigiar las bichas y echar la bailada con las cipotas.

El ambiente en San Salvador en los 60 era una mezcla entre respeto y riguroso de la tradición Católica y costumbres paganas que resumían las acciones de los barrios pobres y marginados.

El chino o sea yo, producto de una unión muy peculiar, en donde Don Victor, un anticlerical militante, seudo revolucionario, que había leído “El Origen de la vida”, del autor ruso Alexander Oparin, y para variar medio comunista, no creía en las cosas y sacramentos de la iglesia, andaba en la onda de José Ingenieros, Vargas Vila, Fidel Castro, seguidor de Arturo Romero López, Fabio Castillo, escuchaba religiosamente RADIO HABANA CUBA, y los complejos y largos discursos del “caballo”.

Y por otra lado mi mamá, la niña Nena, fiel creyente en las tradiciones de la iglesia católica, rezo nocturno, semana santa, fiestas de agosto, día de la virgen, día de san José, y la navidad, con arbolito y nacimiento con el niño Dios español, además devocionales con la oración del padrenuestro, “Santo Dios santo fuerte”, las siete palabras, las oraciones para salvarse de los peligros, "angelito de mi guarda dulce compañía, no me desampares ni de noche ni de día",  y también de la limpia con las aguas de los 7 espíritus, devota del Santo Niño de Atocha y Fray Martín de Porres, santos a los que los pobres atribuían muchos milagros y favores, el negrito aparecía con animalitos y el niño de atoche con unos tecomates.

Además se sustentaba la fe con la lectura del libro La Historia Sagrada ilustrada ( en esos tiempos no se leía la biblia judeo-cristiana), aunque en los pocos libros del cuarto  había una edición de la biblia Miguel Petisco, Torres Amat, cuya posesión no dejaba de ser paradójica en ese hogar.

Cabe mencionar que todos los personajes de la                                                                                  historia sagrada parecían artistas italianos.

(dicha biblia, años después fue sacrificada por partes, porque sus divinas páginas eran ideales para “rolar”, y por tanto agregar un toque místico a la fumada, cuando los papos escaseaban. )



En fin, que el niño llegó a los 10 años y no había realizado ningún sacramento de la Iglesia Apostólica Romana, y en un período de relativa calma en la tormentosa relación,  fué enviado a la doctrina impartida en la bella Iglesia de San Francisco, ubicada sobre la 7a. calle oriente.
foto antigua de la que ahora es la 7a.calle oriente, al final se ve la iglesia Sn Francisco
.
Así luce actualmente la Iglesia San Francisco

Las clases eran vespertinas, el niño se agregó pues,  principalmente el grupo lo conformaban alumnos de la Escuela Parroquial de la iglesia, eran preparatorias para la primera comunión, pues según las reglas, este sacramento debe hacerlo el feligrés con conocimiento de causa, ya que  pasa por la primera confesión,  y luego tomar la ostia, en el complejo, profundo e inexplicable proceso de transustanciación que el sacerdote realiza en el altar durante la liturgía.

Del catecismo se enseñaban los sagrados principios de la religión, algunos misterios, las virtudes teologales y cardinales, y sobre todo a rezar el padre nuestro, la oración a Maria, el Yo pecador y el Credo, lo cual constituye la base de la religión católica.

Llegado el tiempo, y como me ha pasado casi siempre, el cura principal le dijo a mi madre que  la ceremonia o primera comunión no la podía realizar porque no estaba bautizado, ni confirmado, que son los sacramento previos a la primera comunión.

Y así de manera intempestiva, mi mamá buscó la iglesia donde quedaría plasmada la fé de bautismo y a correr a conseguir el “padrino”. Allí apareció Don Víctor a opinar, en el entendido que en ese tiempo el nexo o relación de padrino-ahijado, era complejo y revestía de una seriedad inusitada, ya que “si se muere tu papá y tu mamá, los padrinos te tendrían que adoptar, el padrino era el padre espiritual”.

El elegido para ser padrino de bautizo fue un señor llamado Napoleón, el cual según decir de Don Víctor, era un amigo muy preciado y parece que habían construido una amistad muy sólida.

En una ceremonia muy sobria, y corta, mi mamá bien arreglada, mi papá con su saco y sombrero y Don Napo,  presente, sobre la pila bautismal de la Iglesia Concepción, me ungieron y derramaron agua bendita sobre la “choncoca”, llegando a formar parte de la santa iglesia., afuera del local nos despedimos todos y yo acompañé a mi mamá a casa.

A mi padrino de bautizo, lo ví esa vez y luego cuando falleció mi papá (1969), le visité, a su casa de habitación en los alrededores de la iglesia El Calvario, no le volvía a ver, ni saber de él.

Quedaba pendiente la confirmación, ese sacramento asegura la feligresía y el devoto, confirma su fé.

En ese tiempo esa ceremonia, tenía que realizarla el arzobispo en la Catedral de San Salvador.

Para padrino, mi mamá escogió después de una solemne solicitud a un compañero de trabajo, el cual era un dirigente sindical, muy serio, muy formal, pero identificado con las causas sociales, no supe ni su nombre.

Posteriormente supe que, además estaba comprometido con la iglesia católica, sobre todo con la teología de la liberación y el movimiento de las Comunidades Eclesiales de base.

Igual, llegamos un domingo al sótano de la medio construida catedral y en medio de montón de gente recibí el sacramento de la confirmación, de manos de Mons. Chávez y González, un hombre santo y progresista, Fiel seguidor de los postulados del CONCICLIO VATICANO II  .

Ya todo listo para la primera comunión.

Las actividades se realizaron un domingo, luego de aprenderse de memoria las oraciones,  tuve dificultad con el “YO PECADOR”, finalmente, el método para la confesión.  A esa edad, la cantidad de pecados, veniales o mortales, de acción, palabra u omisión, son muy pocos, es decir, Nada que merezca una abultada penitencia.

De tal manera que el cura, nos dio una salida olímpica, la cual la he usado en más de alguna ocasión y es de frecuente uso de la clase política, a ver, “Señor he pecado, por desobedecer a mi mamá, decir mentiras y se termina diciendo “Y otros pecados que no recuerdo”.

Con tremenda confesión, fui condenado o sentenciado a rezar 5 padrenuestros y 3 avemarías.

La ceremonia  concentró todas las características religiosas, la eucarístia tuvo su punto culminante cuando los jóvenes,  procedimos a recibir la ostia y a partir de la meditación y oración fue disuelta en nuestra boca, contristados y devotos, comulgamos.


PRIMER ANIVERSARIO DE LA CANONIZACIÓN DE SAN ROMERO DE AMÉRICA
El domingo 13 de octubre, tuve el privilegio de ser invitado a los actos de conmemoración del aniversario de la canonización de San Romero, los cuales finalizaron con una misa, la cual fue oficiada por una autoridad eclesial, de primer nivel, el padre Chopin.


Entre los asistentes, me percaté de la fisonomía de un señor, ya de edad que sentado al final del local, escuchaba con atención la homilía. 

Al finalizar la ceremonia, lo abordé y le hice unas preguntas, que me afirmaron que él era mi padrino de confirma, después de 50 años, finalmente nos habíamos encontrado de nuevo. 

Intercambiamos parte de nuestras vidas durante ese período (incluyendo el deceso de mi mamá), el por su parte, su vida cotidiana,  compartimos unos momentos y finalmente lo fui a dejar a su casa, por el área de Soyapango.





 Y sigo sin saber su nombre.




 

jueves, 18 de julio de 2019

Paco Coyol en Apopa



Francisco Sanabria, José Salinas y Milton Moreira, son tres personajes que compartieron el mismo domicilio e hicieron del Parque Centenario su primera casa, pues al Mesón San Jorge, ubicado enfrente al  Cinelandia, solo se llegaba a dormir.  ( y a cagar)
.
Estos tres cipotes crecieron juntos y formaban parte de los grupos de muchachos por los 60’, 70’s que deambulaban día y noche en el parque centenario.

José Salinas, fue conocido como EL PIRRI, habilidoso jugador de basket, además cuidaba carros en el CInelanda, según cuentan cayó en el vicio del guaro y se perdió toda pista de él.

 Paco coyol como era conocido Francisco anduvo compartiendo con varios grupos de muchachos, nunca fue muy bueno para el básquetbol, ni para otros deportes, ni para darse a los golpes,  era más bien un muchacho humilde y frecuentemente era el centro muchas veces de bromas y por no decirlo de humillaciones de parte de los más fuertes o los más valientes;  ya que por su pobreza sus cortes de pelo siempre era a la raíz - pato bravo-, dando la imagen de un coco pelado o coyol, nuestra fruta, reconocida como  ofrenda en el día de la cruz. 

Bautizándolo con el apodo COYOL, con el que fue reconocido eternamente en todo el barrio.

Coyol estudió en la escuela Francisco Gamboa No sacó el sexto grado pues la pobreza extrema en la que creció no le permitió continuar y siendo un adolescente tuvo que rebuscarse para conseguir la comida, era frecuente los golpes y maltratos de su mamá, la niña Tey, la mesonera.


En el parque era el que hacía Los mandados y a las burlas y maltratos,  respondía con putiadas, lenguaje obsceno y vulgar, provocando todavía más el acoso.

Varias veces el chino como era conocido Milton se fue a los golpes para defenderlo pues coyol decía que eran primos y era Obvio pensarlo porque vivían en el mismo Mesón. 

En fin, que Paco no aprendió oficio permanente, ni  estudió, la vida o adolescencia la pasó ejerciendo diversa ocupaciones, es decir de mil usos.

Y así anduvo de un lado a otro, hasta que un amigo (el chino) le consiguió de obrero en el boulevar del ejército, en donde logró cierta estabilidad.

Al cabo de varios años, Volvió a quedar cesante y ejerció  varios ocupaciones,  algunos de ellos no tan legales, pues la necesidad apremia cuando no hay para los frijoles.

Entre trabajos informales pero legales, otros reñidos con la moral y las buenas costumbres, la iba pasando Paco Coyol, de una u otra forma.

También ejerció con no tan buenos resultados, uno de los trabajos u ocupaciones  más interesantes y nobles del barrio: que es el de CHIVO, ya que una prima LA CHINA ELENA, era una  reconocida y famosa  ex prostituta y en ese tiempo era la RUFIANA de uno de los salones/ BURDEL  aledaños al cine Avenida, el cual como casi todos, consistía en cuartos enrejados, donde las muchachas, mal llamadas leonas, ofrecían los servicios en el oficio más antiguo del mundo.

De manera  que Paco Coyol, por la afinidad familiar y luego de sendos trabajos y pruebas:  desempeñó  la función que básicamente consistía en atender a una señorita, que ejercía como  puta (trabajadora del sexo)  en todos los aspectos tanto materiales emocionales y espirituales, agente de security, ante el gremio y barriada. A cambio recibía cama, comida, ropa y sexo gratis.

Pero además se concretaba en que tal como él lo manifestaba permanecer debajo de la cama cuando la muchacha está haciendo su rato, éste alerta y callado, además    acompañado del respectivo machete bien afilado, a fin de,  evitar que ella, fuera maltratada o golpeada por el cliente de turno;  más de alguna vez, tuvo que poner en su puesto a algún violento, descarriado o beodo cliente.

Obviamente que como iniciativa propia su actividad también consistía en hacer el dos de bastos cuando el cliente se concentraba en su tarea y dejaba mal puesto el pantalón.

Es de hacer notar que cuando los muchachos de los 60’s, 70’s, crecían y maduraban,  se desarrollaba en el país,  un conflicto social, llamada GUERRA CIVIL, la cual alteraba e influía en todos los aspectos de la vida cotidiana, de allí que eran frecuentes las manifestaciones, balaceras, desaparecidos, toques de queda, todo en medio de la aparente y apacible vida dentro del barrio, cuyos habitantes generalmente eran muy conservadores y trataban de no meterse en esos conflictos , en el parque Centenario,  la vida y dinámica trataba de estar ajena a esos hechos de carácter nacional.

 En una de tantas vagancias, ambulando, por la plaza del reloj  (plaza 14 de julio) ubicada entre la 1era. Avenida norte y 1era. Calle oriente,  observó un movimiento  inusual, que era que un grupo de muchachos a plena luz del día, sacaban y trasladaban cajas y mercadería del Almacén Bahaia, cuya ubicación era en los portales del costado oriente de la plaza, uno de éstos jóvenes le hizo una mueca para que les ayudara a continuar sacando mercadería de almacén que permanecía con las puertas abiertas a lo que él muy diligente le siguió.

En esa época el Almacén Bahaia era la competencia sana de Omnisport era como el lugar donde vendían mercadería deportiva clase B, se especializaron sobre todo en equipo para béisbol(cascos, guantes, bates, pecheras, etc),  aunque se podían encontrar artículos para todos los deportes tacos de fútbol, uniformes, medias,  también distribuían la pelota de básquet marca VOIT  y zapato marca kidd de los que usaba Fausto Gutiérrez, en contraste de la marca súper k y zapatos Converse All Star de Omnisport es de más decir que los precios eran relativamente más bajos sin embargo era muy reconocida su calidad sobre todo porque en esa época eran los dos únicos almacenes de artículos deportivos después apareció Estadio centro y otros.

Para la mayoría de los PPP (puro parque centenario), era un sueño adquirir  un par de zapatos de esas marcas  o una pelota de básquet nueva. A los más que llegaba la mayoría era a los zapatos nacionales Bilsa o Bracos. Y unas pelotas ahuladas de 10 pesos.

Paco Coyol, rápidamente se unió a la fila de muchachos y muchachas que trasladaban la mercadería del almacén a dos vehículos, uno era una Combi VW y otro un pick up bastante viejo.

Poco a poco fueron llenando los vehículos,  una vez éstos estaban repletos ; el joven que parecía el jefe a que lo acompañara y se subiera a uno de los vehículos, Coyol contento pensaba que iba a poder hacer el día con parte de la mercadería del almacén y que él con mucho esfuerzo había ayudado a sacar.

Los vehículos tomaron rumbo Norte hacia la troncal del norte pasaron Apopa y luego fueron y se introdujeron a una escuela que quedaba fuera de la ciudad,  una vez dentro, allí  estaban esperándolo otras personas,  había hecho una especie de concentración en dónde los muchachos  organizadamente separaron niños, mujeres y adultos, procedieron a repartir aquella mercadería.

Coyol obviamente esperaba su parte por haber ayudado a la carga según él cuenta no se había percatado que esa mercadería había sido sustraída del almacén de una forma ilícita en esa época era una requisa a punta de pistola, que había hecho este grupo de personas.
Una vez entregada toda la mercadería,   a él pues le entregaron por su aporte, un juego de  uniforme completo de futbol, incluido el suéter de portero,  una pelota de básquet, dos docenas de medias color blancas con rayitas azules,  las cuales cómo pudo guardó bien empacados en una bolsa de papel.

Luego toda la gente celebraba hubo música, frescos y  panecillos, se presagiaba una tarde en alegre convivio. A Paco Coyol le pareció un poco extraña la música de fondo, que consistían en canciones del grupo venezolano Guaraguo, en fin la cachada lo justificaba.

El esperaba nomás el tiempo para regresar a San Salvador para poder realizar la venta de esa mercadería y poder hacer un buen negocio, salvar la semana.

La escuela quedaba en una posición alta donde podía verse parte de la carretera troncal y otras carreteras aledañas.

Desde allí, algunos muchachos  notaron qué en dirección a la escuela se movían de manera lenta,  dos vehículos militares con personal uniformado de verde en donde relucían algunos cascos y las puntas de algunos fusiles, en la retaguardia venía una unidad blindada, con una ametralladora encima.

En la escuela hubo mucho revuelo los niños y las mujeres pues corrieron rápido y se fueron apresurados por diferentes rumbos, en cambio los muchachos que habían participado en la requisa o saqueo del almacén de alguna manera y en algunos lugares empezaron a sacar armas y se preparaba para el inevitable combate mujeres y hombres sobre todo jóvenes según cada uno fueron tomando las armas disponibles que eran de todo tipo: desde revólveres,  pistolas,  unos cuantos fusiles m16 y escopetas calibre 12.

Las señoritas que hacía unos minutos bailaban o entregaban dulces y panecillos en esos momentos se cambiaban a ropa de combate y se ajustaban el pelo en unas trenzas o si no se las amarraban con pañoletas, valientes tomaban sus respectivas armas, corriendo a tomar posiciones defensivas en el edificio.

Los muchachos cargaban los fusiles, se ajustaban cinturones, arneses con cargadores, etc.  y se preparaban para el rechazo armado del convoy militar.

Los camiones parqueados cerca a la escuela, de los cuales empezaron a bajar los guardias y procedieron a tomar posición de combate, la ametralladora empezó a dispara a discreción.
Coyol estupefacto no hallaba que hacer: el joven que parecía el líder, le  llamó en medio del ajetreo y le dijo: “mirá, aquí le vamos a dar hasta el tope, tomá”, dándole una escopeta 12 y llevándolo del brazo a una posición en parte trasera de la escuela. “que no pasen”, le ordenó.

Paco Coyol, cobarde de fábrica, se cagaba del miedo, mirando con tristeza la bolsa con la cachada y pensando que de esa no salía.

Al empezar el refuego en medio de balazos y humo, los  muchachos, los gritos y algarabía llenaban el ambiente;  en donde se resaltaban los gritos de algunos” vengan hijos de puta”, “aquí está su tata cabrones”, “tomen sus frijolitos cerotes” . Sonaban los disparos y las metrallas había unos gritos y confusión.

 Paco coyol no hallaba que hacer,  miraba con tristeza la bolsa con la mercadería y se aferraba a la  escopeta y lloraba como un niño.

A los primeros minutos de la gran bulla y el fuego que sonaba por todos lados Paco Coyol  tuvo la valentía de dejar tirada de escopeta saltarse el muro dónde lo tenían posteado y se fue corriendo en dirección norte dejando atrás el edificio y todo el refuego que había alrededor de él.

 Paco Coyol corrió huyendo, día y noche por unas veredas y en medio de fincas, arroyuelos y montañas a los tres días sin comer apareció por la ciudad de Guazapa, donde unos campesinos al verlos en condiciones deplorables, le dieron agua y comida, y pudo trasladarse a San Salvador.  

Un día apareció en el parque, extremadamente delgado y lleno de raspaduras, a lo que el chino le preguntó que le había pasado…..y esta es la historia.