sábado, 23 de septiembre de 2017

ESTOS QUE SE COMERÁN LOS GUSANOS


Y te vi con tus calcetas blancas, caminando de prisa cruzando el parque
Y te vi con tu uniforme impecable y el pelo colgando sobre los hombros
Y te vi sonriente al sol cargando los cuadernos, riendo con tus amigas
Y te ví en clase de educación física haciendo ejercicio en el parque
Y te vi, platicando con aquel joven delgado y peli largo
Y te vi, los sábados, en los bailes de local del sindicato
Y te vi, sonreír y disfrutar en cada sombra, y bajo cada árbol del parque
Y te vi de la mano, persiguiendo los sueños adolecentes
Y te vi llorar, gritar y correr detrás del joven delgado y peli  largo
Y te vi, caminando de prisa , cubriendo  tu pancita, y vistiendo las esperanzas
Y te vi, correr, tras las marcas de la pobreza , las limitaciones y el desamor
Y te ví, pálida y delgada, cargando tu pecado de amor
Y te vi en el parque paseando en coche a tu bebé
Y te vi, uniformada, saliendo por las mañanas a tu trabajo
Y te ví, sonriente y satisfecha los días de pago
Y te ví en la tienda, chiniando tu bebe y haciendo tus comprados
Y te ví llegar al barrio de pasajera de una moto
Y te ví llegar en la moto en altas horas de la noche
Y te vi salir en la moto los fines de semana
Y te vi con el piloto de la moto amanecer en tu casa
Y te vi junto a él, y tu niña paseando en el parque
Y te ví en el mercado comprando para tu hijita
Y te vi con el piloto en la pupuseria, sonriente y contenta
Y te vi en la moto cargando tu  pancita aprisa para el trabajo
Y te vi embarazada jugar en el parque los domingos con tu niña
Y te vi en el bus con tu embarazo aprisa para el trabajo
Y te vi en la ambulancia viajando para tu parto
Y te vi regresar con tu maletita bajo el brazo

Y te vi correr a la clínica del barrio con el niño
Y te vi salir uniformada a prisa para el trabajo
Y te vi regresar por la noche en un carro rojo
Y te vi regresar por la noche en un carro azul
Y te vi regresar por la noche en un carro gris
Y te vi bien arreglada y maquillada salir por las noches
y te vi  parada en la esquina del barrio 
 Y te vi abordar un carro y regresar a la esquina
Y  te vi por la noche paseando por la cuadra
Y te vi  acompañar a un hombre a la pensión
Y te vi en el mercado comprando para tus hijos
Y te ví pasear por el parque de la mano con el mecánico del barrio
Y te ví en las bancas del parque acariciando sus canas
Y te ví chistando  y sonriente con el señor mecánico
Y te ví en el mercado comprando para tus hijos
Y te vi con delantal, atareada, regañona y autoritaria
Y te vi, llevando el almuerzo al taller de tu pareja
Y te vi llevando los niños a la escuela
Y te vi, discutiendo con aquel hombre delgado y peli largo
Y te vi correr y te vi llorar y te vi suplicarle
Y te vi salir a pasear con tu familia los fines de semana
Y te vi abrazar a tu pareja, llena de gozo y felicidad
Y te vi  en el parque compartir mango pelado y minutas con tus hijos
y te vi salir llorando de la pensión del barrio
y te vi caminar cabizbaja y sin rumbo  por las aceras del parque
Y te vi, llevando el almuerzo al taller de tu pareja
Y te vi salir contenta de la pensión del barrio
Y te vi en el parque discutiendo con el hombre delgado y peli largo
Y te vi regresar de la playa con tus hijos y el señor mecánico
Y te vi caminar desesperada por el  barrio
Y te vi entrar a la iglesia y salir compungida y triste….
Y te vi en los arriates del parque
Y te vi desangrada
y te vi muerta

Y te vi  en paz. 

3 comentarios:

La Comadre dijo...

POETA QUE EN EL AIRE LAS COMPONES
HACEME UNA BUENA CHAQUETA
SIN BAJARME LOS PANTALONES

Anónimo dijo...

Ya te hiciste del otro equipo trompudo

Ivette Guadalupe dijo...

El pais que odia a las mujeres ! El pais que permite a un violador reivindicarse de su delito contrayendo nupcias con la niña o mujer que violó y que violara el resto de su vida !